Esta usted en:

Gastronomía


Desde antaño han sido famosas las brevas de Jimena, las cuales han pasado a formar parte no sólo de la mesa como exquisitas viandas, sino del cancionero popular de los jimenatos cuando relatan las señas de identidad que les son propias.

Las frutas, que generosamente se producen en las tierras de Jimena, no sólo son motivos de cancioncillas populares, sino que representan la materia prima, hoy en día, de una industria cooperativa floreciente que las transforma en exquisitas mermeladas naturales sin aditivos, evolución culinaria ésta de los antiguos "letuarios", o "electuarios" medievales, mitad vianda, mitad medicina, tan citados en la literatura de nuestro Siglo de Oro.

Pero sin lugar a dudas el plato señero de la cocina jimenata es el popularmente llamado "trigo", guiso muy elaborado donde previamente los granos de cereal son machacados y pelados en un mortero de piedra, y una vez limpios de cascarilla son puestos en remojo, para al día siguiente hacerlos cocer junto a una cebolla picada, un tomate rojo, unas habichuelas verdes, y un poco de bacalao o unos boquerones.

En Jimena los "borullos", vianda farinácea de amplia presencia en la cocina tradicional de algunos lugares de Mágina, reciben el nombre de "talarines", caldo en el que cuecen verduras y una liebre, junto a una masa de harina "espizcada", o pellizcada.

No menos curioso es el "morrococo", plato no sólo presente en las mesas de Mágina sino también en las de La Loma, que se elabora con los garbanzos del cocido muy machacados, a los que se añadirá el caldo y un chorreón generoso de aceite de oliva, unos pimientos fritos, o tomate en su caso, cocinándose todo hasta obtener un puré que no está exento de llevar también, en algunas ocasiones, una cebolla picada.

Galería de imágenes




Ayuntamiento de Jimena

Información Legal | Accesibilidad